Martes  24 de Noviembre de 2020 | Última actualización 03:25 AM
Hedonismo y libertinaje
Por: Columnista de Barrigaverde.net | 10:09 AM

El hedonismo ha sido tratado desde hace siglos; término de origen griego: hedone, placer; el sufijo ismos, cualidad y doctrina. En síntesis, se trata de dar rienda suelta al placer de los sentidos (Epicuro de Samos, siglos IV y III a.C.). Es decir, la meta máxima para esa filosofía es el placer y la felicidad.

Hay otros puntos de vista, pero en todos estos entra la contradicción fundamental, recordando la teoría de las pasiones de Thomas Hobbes: placer-dolor, apetito-aversión, amor-odio y alegría-tristeza.

El sistema capitalista y las superestructuras de las sociedades donde predomina, enfatiza sobremanera el placer, dejando al margen el aspecto psicológico, que para obtenerlo hay que esforzarse.

Sin embargo, en esta etapa crítica del capitalismo, predomina el placer en la cultura, por lo que cada vez impacta más el consumo de alcohol, drogas narcóticas, y la tendencia a evadir las labores productivas.

No sólo está presente la carencia de oportunidades, sino la conducta aprendida de sobrevivir al menor esfuerzo, lo que incita a cobijarse del trabajo ajeno, del ilícito; “porque el trabajo lo hizo Dios como castigo”.

Sin embargo, el trabajo, fue una de las categorías enfatizadas en la teoría de la evolución de Charles Darwin (El origen de las especies), mediada por algo llamado "selección natural" o “presión selectiva”.

Si hoy ha sido difícil hacer cumplir el toque de queda en pandemia y evitar la “gozadera” en tumultos, ingestión de alcohol, narcóticos y “música” estridente, proviene del hedonismo inoculado a esta sociedad.

Entonces no debe extrañar que cada año en el planeta se produzcan 3.3 millones de muertes por el uso de alcohol, responsable de más de 200 enfermedades y casi el 50% de las muertes por accidentes viales.